INTRODUCCIÓN

Los moluscos son animales invertebrados marinos que se clasifican en función de sus características morfológicas. Todos ellos tienen en común un cuerpo blando que puede estar cubierto (con una o dos conchas) o pueden no estarlo. De este modo se identifican tres grupos: bivalvos dos conchas (mejillón, vieira, ostra…) univalvos o gasterópodos una concha (como el caracol) y cefalópodos sin concha (pulpo, calamar, sepia…). A diferencia de los crustáceos, su cuerpo es menos consistente y no se encuentra segmentado.

MOLUSCOS TERRESTRES

ACHATINA FULICA:

 

Es originario del África tropical: su distribución natural abarca amplias zonas tropicales y subtropicales de varios países de África oriental, entre ellos Kenia, Tanzania y Somalia, en algunos de los cuales se denomina lambí.

En las últimas décadas se ha extendido por Sudamérica en Colombia, Venezuela, avistado en Ciudad Guayana, sector Puerto Ordaz (3 de julio de 2015) y en la ciudad de Corrientes, también se ha desplazado por el estado Táchira en Venezuela (21 de agosto de 2016), principalmente por Táriba y La Fría, Argentina, Bolivia, Islas del Pacífico y, en general, casi todas las zonas tropicales del mundo.

La especie se detectó en Cuba en 2014, actualmente ha aparecido en trece provincias y solo no ha sido reportada su presencia en Guantánamo, Pinar del Río y Cienfuegos.

Últimamente se ha tenido conocimiento que este caracol ha comenzado a proliferarse en Perú, exactamente en la zona costera de Piura y Tumbes, además en la Selva Central como Chanchamayo y Satipo, debido a la humedad y las fuertes lluvias.

CEPAEA NEMORALIS:

 

Caracol con una concha de 12 – 22 x 18 – 25 mm, de color rojizo, pardusco, amarillento o blanquecino, con o sin bandas de color pardo oscuro, en general con una coloración muy polimorfa; tiene 4 – 5 vueltas de espira.

CEPAEA HORTENSIS:

 

Caracol con una concha de 10 – 17 x 14 – 22 mm, con 5 – 5.5 vueltas de espira, más pequeño que su pariente Cepaea nemoralis. Tiene una coloración rojiza, pardusca, blanca o amarillenta, muy polimorfa.

HELIX APERTA:

 

Helix aperta , también conocido como Cantareus apertus , y comúnmente conocido como el caracol de jardín verde , es una especie de caracol terrestre que respira aire , un molusco de gasterópodo de pulmón terrestre de la familia Helicidae , los típicos caracoles. Helix aperta es originaria de Europa principalmente cerca del mar Mediterráneo y también del norte de África.

OTALA PUNCTATA:

 

Gasterópodo con una concha de 16-23 x 33-40 mm, sólida, blanquecina o pardo grisácea, con 2-5 bandas interrumpidas por puntos blancos. Tiene 4-5 vueltas de espira, convexas, con suturas débiles en la última vuelta. Apertura parda en el interior, con el margen blanquecino o pardo claro, con un callo en el lado columnelar; ombligo cubierto.

MOLUSCOS MARINOS

ALMEJA:

 

Las almejas no tienen cerebro ni ojos, pero si tienen corazón, boca y recto y su sistema circulatorio es abierto. Esto quiere decir que sus órganos están rodeados de sangre y agua que contiene los nutrientes y oxígeno.

Este molusco vive enterrado en la arena a unos 5 – 30 cm de la superficie en fondos arenosos o fangosos, en los que excava y se oculta.

Se alimenta de pequeños seres vivos mediante la filtración de agua.

BERBERECHO:

 

Se encuentran enterrados en fondos blandos de arena fina o lamosa, y están localizados desde la franja litoral hasta profundidades de 10 metros. Pueden incluso vivir en estuarios pues soportan aguas algo menos saladas. Igualmente habita los lechos de las rías, cargados de nutrientes.

Pueden soportar condiciones ambientales extremas, incluso de aguas contaminadas con metales pesados. Se alimenta a base de diminutas plantas y animales que encuentra en su medio arenoso.

COQUINA:

 

Es un molusco bivalvo. También conocida como Tellina, Pechina o Tellerina. Habita en los fangos de marismas y desembocaduras de los ríos, también en zonas salobres y en zonas de playa, excavando en la arena. Se encuentra en profundidades de hasta 15 metros.

Su tipo de alimentación es suspensívora, filtra las partículas de plancton que lleva el agua en suspensión a través del sifón inhalante.

Su captura la realizan los llamados coquineros.

MEJILLÓN:

 

Es un molusco bivalvo que vive formando comunidades numerosas y colonizando grandes zonas de roca a las que se adhieren mediante los filamentos del biso que se encuentran en su pie. Vive a poca profundidad en la zona de mareas, preferiblemente en zonas muy batidas con mucha materia orgánica en suspensión. Se alimenta del fitoplancton y zooplancton, e incluso de partículas orgánicas en descomposición, que se encuentra en el agua del mar, mediante la filtración de la misma a través de sus branquias. La capacidad de filtración de los mejillones es enorme, bombeando hasta 8 litros por hora.

NAVAJA COMÚN:

 

Es un molusco bivalvo marino que pertenece a la familia Solenaceae y género Ensis. Habita en los fondos marinos enterrada en la arena, donde excava agujeros verticales hondos. La parte superior de estos agujeros tiene forma de ocho. Prefieren fondos de poca profundidad. Se alimenta de plancton, que incorpora a su organismo a través de branquias. Su carne es muy apreciada, sobre todo si se consume fresca, aunque también puede consumirse en conserva.

OSTRA COMÚN:

 

Es un molusco bivalvo. Son de la familia de las Ostreoida. Su medio natural es unida a las rocas o enterradas en la arena o cascajo de la zona infralitoral. Vive hasta los 80 metros de profundidad. Su coloración puede ser gris, verdosa o pardusca, más o menos teñida de marrón o violeta. Se alimenta de fitoplancton y materia orgánica particulada. Estas algas microscópicas quedan atrapados en las papadas de donde pasan a la boca. Pueden llegar a filtrar más de 200 litros de agua al día. Está considerada como uno de los mariscos comestible más apreciado, siendo su modo más habitual de consumo frescas y en crudo, aunque admite otras preparaciones.

VIEIRA:

 

También llamada vieira gallega o europea. Es un molusco bivalvo emparentado con las almejas y ostras. Pertenece a la familia Pectinidae, orden Ostreoida. Vive sobre fondos de arena o grava cerca de la costa, llegando hasta profundidades de 100 m. para buscar aguas límpias. Rara vez se fijan sobre las rocas sino que generalmente reposan sobre el fondo sobre su valva inferior. Al igual que otros bivalvos se alimenta de fitoplancton y partículas orgánicas en suspensión, las cuales filtra a través de sus branquias.

CEFALÓPODOS

PULPO:

 

Se alimenta principalmente de pequeños crustáceos como cangrejos, además de bivalvos, peces y de carroña. Es un animal que se mimetiza con su entorno, haciendo difícil verlo, incluso arruga su piel para hacer parecer una roca con algas. Los pulpos tienen un cuerpo musculoso y flexible, y son capaces de esconderse en espacios 10 veces más pequeños que ellos.

  • Los ocho brazos del pulpo son fuertes y cuentan con dos filas de ventosas pegajosas.
  • Los brazos están situados alrededor de la boca unidos entre si por una membrana, siendo su primer par más corto que el resto, y estos últimos miden aproximadamente el doble que el cuerpo.
  • En la cabeza se alojan los ojos, muy desarrollados, el cerebro y tres corazones.
  • En el manto se ubican el resto de vísceras, como el depósito de tinta que emplean para escapar de sus depredadores, también cuentan con el chorro que les impulsa a nadar al revés.
  • Para evitar el ataque expulsa un chorro de tinta negra por su propulsor.
  • El pulpo posee los sentidos muy desarrollados, excepto el oído, ya que son completamente sordos.
  • Tienen además una gran inteligencia, memoria e incluso capacidad de aprendizaje.
CALAMAR GIGANTE:

 

El calamar gigante vive en el fondo, cerca del suelo de los océanos. Se registraron por primera vez en su hábitat natural en el año 2004 por personas del Museo Nacional de Ciencias de Japón. Habitan en todos los océanos del mundo. Algunos de los lugares más comunes donde se han identificado incluyen Noruega, Terranova, Nueva Zelanda y Australia. Tienden a disfrutar de las aguas más frías por la cual rara vez se encuentran en las regiones tropicales.

Es difícil contabilizar cuántos calamares gigantes hay debido a la profundidad del agua donde viven, aunque  parece que por su número no hay peligro de que se extingan a corto plazo. Esto es un alivio debido al número de animales acuáticos que caen en esa categoría.

NAUTILUS:

 

Nautilus pompilius es una especie de molusco cefalópodo de la familia Nautilidae; es la especie más conocida de nautilo. Su concha, al ser seccionada sagitalmente, revela una línea de nácar, y se dispone formando un espiral equiangular casi perfecto. Su distribución está restringida al área Indo-Pacífica.

Principalmente viven en zonas menos profundas que los otros cefalópodos, alimentándose de peces, crustáceos o carroña, comida que detecta principalmente a través del olfato. Pueden sobrevivir hasta 500 metros de profundidad pero suelen encontrarse más cerca de la superficie durante la noche. También se pueden encontrar rondando los arrecifes de coral del sur del Pacífico.

Se trata de una especie nocturna, que llega a vivir hasta 20 años, tiempo inusualmente largo para un cefalópodo.

SEPIOLIDA:

 

Los sepiólidos son de pequeño tamaño (1-8 cm),​ acostumbran a tener el manto más redondeado que las sepias y carecen de jibión. Tienen ocho brazos y dos tentáculos con ventosas. Como las sepias, pueden nadar mediante sus aletas o propulsando agua a través de su sifón.

Los sepiólidos tienen una relación simbiótica con la bacteria bioluminiscente Vibrio fischeri que se aloja en un órgano especial del manto y reciben azúcares y aminoácidos. La luz emitida por las bacterias oculta la silueta del animal cuando es observado desde abajo. El órgano posee filtros que pueden hacer variar la longitud de onda de la luz, lentes que la difunden y un reflector que dirige la luz hacia abajo.​

TEUTHIDA:

 

Los calamares poseen dos branquias, un sistema circulatorio cerrado asociado, formado por un corazón sistémico y dos corazones branquiales. Es característico en su anatomía disponer de 8 brazos y 2 tentáculos.

Sus tentáculos fuertemente musculados están dotados de ventosas y si se arrancan no vuelven a crecer. Los calamares pueden camuflarse en el medio con gran facilidad para evitar ser comidos por sus depredadores.

También tienen unas células llamadas cromatóforos en su piel, que otorgan al calamar la cualidad de cambiar de color en caso de sentirse amenazados, estrategia que combinan con la expulsión de la tinta que producen. Su concha es interna, a diferencia de otros animales similares, como el pulpo, que carecen de ella; y está formada por una pieza delgada y plana unida a su cuerpo. Disponen de un órgano llamado hipónomo, que les permite moverse al expulsar agua a presión.

La boca del calamar está equipada con un pico afilado, que utiliza para matar y despiezar a sus presas en trozos manejables. En los estómagos de muchas ballenas capturadas se encuentran picos de calamares, ya que son la única parte de este animal que no se puede digerir. La boca del calamar aloja a la rádula, una especie de la lengua común de todos los moluscos a excepción de los bivalvos y los aplacóforos. El calamar es exclusivamente carnívoro, alimentándose de peces e invertebrados, que capturan con dos tentáculos diferenciados de mayor longitud. Son voraces, de movimientos muy rápidos y con un crecimiento muy acelerado; pueden llegar a ser muy abundantes en algunos mares. La mayoría viven un año, y mueren después de desovar, aunque algunas especies gigantes pueden vivir dos o más años.

La mayoría de los calamares no miden más de 60 cm, aunque los calamares gigantes pueden medir hasta 13 m. En 2003, se descubrió un individuo de una especie abundante pero muy poco conocida, Mesonychoteuthis hamiltoni; los individuos de esta especie pueden llegar a medir hasta 14 metros, convirtiéndose así en el invertebrado más grande del mundo, y poseedor del ojo más grande del reino animal. Los calamares gigantes están muy presentes en la literatura y el folclore tradicional, en la mayoría de los casos asociados a terribles ataques.

VAMPIROMORFIDOS:

 

Con un máximo de 30 cm de longitud total, el calamar vampiro no es una amenaza para los humanos. El cuerpo es gelatinoso y mide 15 cm; su color varía entre el negro intenso y el rojizo pálido, dependiendo del lugar y las condiciones de luz. Una capa de piel conecta sus ocho brazos, cada uno de ellos forrado con hileras de espinas carnosas o cirros; el interior de esta «capa» es negro. Únicamente la mitad distal de sus brazos (la más alejada del cuerpo) poseen ventosas. Los ojos son límpidos y globulares, y de color rojo o azul, también en función de la iluminación; son proporcionalmente los más grandes del Reino Animal con 2,5 cm de diámetro.​ El color oscuro del animal, así como su manto como capa y sus ojos rojos le dieron al calamar vampiro su nombre.

Los adultos maduros tienen un par de oídos externos como finas proyecciones de los laterales del manto. Estas proyecciones son el mecanismo principal de propulsión de los adultos: se dice que el calamar vampiro «vuela» por el agua, batiendo sus aletas. El potente pico de sus mandíbulas es blanco como el marfil. Dentro de las correas hay dos bolsas en las que los filamentos táctiles de la vela están ocultos. Estos filamentos son análogos a los tentáculos de un verdadero calamar; sin embargo, el número de pares de brazos es diferente a un calamar. Al contrario, hay el mismo número de filamentos que tentáculos en los pulpos.

El calamar vampiro está cubierto enteramente de órganos productores de luz llamados fotóforos. El animal tiene un gran control sobre los órganos, y es capaz de producir flashes de luz que desoriente desde fracciones de segundo a varios minutos de duración. La intensidad y tamaño de los fotóforos también puede ser modulada. Aparentemente pequeños discos blancos, los fotóforos son más grandes y complejos en las puntas de los brazos y la base de las aletas, pero están ausentes de la parte inferior de sus brazos. Se pensó inicialmente que dos áreas blancas en la parte superior de la cabeza eran también fotóforos, pero han resultado ser fotorreceptores.

Los cromatóforos (órganos pigmentados) comunes en la mayoría de los cefalópodos están pobremente desarrollados en el calamar vampiro. Si bien esto significa que el animal no es capaz de cambiar el color de su piel de forma brusca como el resto de los cefalópodos, tal estrategia no es necesaria en las oscuras profundidades en las que vive.

SEPÍIDOS:

 

Los sepíidos (Sepiida) son un orden de moluscos cefalópodos conocidos con el nombre de sepia, jibia, choco o cachón. Son un ejemplo de la modificación de la concha característica de la mayor parte de los cefalópodos: es sumamente reducida y queda oculta bajo la cara dorsal del cuerpo, cubierta por los pliegues laterales del manto. En el caso de la sepia, dicha concha tiene forma de cuchara. De sus tabiques originales no quedan más que unas láminas calcáreas, que parten de la capa córnea para descender oblicuamente hacia la zona ventral del cuerpo.

Alcanza los 30 a 40 cm de longitud. Vive en el fondo de los mares poco profundos, generalmente entre las hierbas acuáticas y las algas. Está muy bien adaptada para nadar entre dos aguas, actividad que practica intensamente. Se desplaza mediante una ondulación progresiva de los pliegues laterales del manto. A veces también recurre a la energía reactiva, expulsando el aire de la cavidad paleal por el tubo del embudo. En caso de peligro, este modo de locomoción permite una rápida huida, efectuando verdaderos saltos en el agua. Se encuentra entre las especies comestibles.

Come pequeños moluscos, cangrejos, camarones, peces y otros de su misma especie, que mastica gracias a su pico triturador, usado otras veces como defensa de último remedio. Entre sus depredadores se incluyen los delfines, tiburones, peces, focas y otros de su misma especie. Viven de uno a dos años.

Existe una especie venenosa: Metasepia pfefferi.

 

VIDEOS TERRITORIO CHEF

 

ÚLTIMAS RECETAS PUBLICADAS

EXPLORA LAS SIGUIENTES CATEGORÍAS DE COCINA