INTRODUCCIÓN

El té es la infusión de las hojas y brotes de la planta del té (Camellia sinensis). ​La popularidad de esta bebida es solamente sobrepasada por el agua. ​Su sabor es fresco, ligeramente amargo y astringente; este gusto es agradable para mucha gente.​

Se argumenta que el consumo de té (especialmente verde) es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinos y polifenoles.​Debido a sus catequinos, el té tiene propiedades anti-inflamatorias y neuroprotectoras; puede ayudar en la regulación del apetito y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la náusea, sirviendo también como calmante.​

El consumo del té verde está asociado con una disminución del riesgo de problemas de salud entre los adultos mayores tales como: infartos, deterioro cognitivo leve y osteoporosis.

El té contiene L-teanina sustancia relacionada con un estado mental calmado en humanos. Un estado similar al que se encuentra entre los practicantes de meditación.​

El término «té herbal» se refiere comúnmente a infusiones de frutas o hierbas que no incluyen a la planta de té tales como el mate, la manzanilla y la tila entre otros. En este último caso se prefiere la denominación «tisana» para nombrarlas y evitar confusión con el auténtico té.

El café es la bebida que se obtiene a partir de los granos tostados y molidos de los frutos de la planta del café (cafeto). Es una bebida altamente estimulante por su contenido de cafeína. Suele tomarse durante el desayuno, después de este o incluso como único desayuno, aunque también se acostumbra tomarlo después de las comidas o cenas, para entablar conversaciones o solo por costumbre. Es una de las bebidas sin alcohol más socializadoras en muchos países. Las formas más populares de tomarlo son negro y con leche (con o sin azúcar); también se le suele añadir crema o nata, leche condensada, chocolate o algún licor, dependiendo de la receta hay diversas formas de prepararlo.

Una infusión es una bebida obtenida de las hojas, las flores, las raíces, las cortezas, los frutos o las semillas de ciertas hierbas y plantas, que pueden ser aromáticas o no. En concreto, a dichas hojas, flores, frutos o semillas se les vierte agua caliente o se introducen en agua caliente, sin que esta agua llegue al punto de ebullición.

CAFÉS

CAFÉ AMERICANO:

 

Consiste en un solo chorrito de expresso añadido a una taza de agua caliente. El nombre se cree que se originó como una pequeña burla a los estadounidenses, que tuvieron que diluir su expresso cuando empezó a ganar popularidad en este lado del charco. Sin embargo, muchas casas de café lo han perfeccionado, y el resultado se ha convertido en una especie de crema, a base de café expresso. Se consume mucho en Venezuela.

CAFÉ CON LECHE:

 

Esta bebida tradicional francesa es similar a un café con leche, excepto que está hecho con café soluble en lugar de expresso, en una proporción de leche al vapor. Es el concepto más suave del café con leche. Cómo tomarlo: Se puede endulzar y rebañar al gusto.

CAFÉ CAPUCHINO:

 

Esta bebida de café tan popular se ha convertido en un elemento básico que incluso la más común de las tiendas de café de la esquina la ofrece (o al menos una versión de la misma). Un verdadero capuchino es una combinación de partes iguales de expresso, leche caliente y espuma de leche. Esta bebida de lujo, si se hace correctamente, puede funcionar incluso como un postre por sus sabores variados y su riqueza.

CAFÉ MACCHIATO:

 

Esta es otra variación que se prepara de mil maneras distintas en función del lugar donde se va a tomar. El método más común es la combinación de café, caramelo y leche espumada, aunque algunos utilizan la leche al vapor. A menudo, se añade vainilla para proporcionar un sabor extra.

CAFÉ MOCA:

 

Se trata de un capuchino o un café con leche con sirope de chocolate caliente o añadidos. Puede haber grandes variaciones en la manera de prepararlo, así que pregunte a su casa de café cómo lo hacen antes de pedir uno.

TÉS

TÉ BLANCO:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

En este caso, como en los anteriores, destacan en su composición los flavonoides antioxidantes y las catequinas junto con la L-teanina. En el laboratorio el té blanco muestra potencial en la prevención de diabetes, enfermedad cardíaca y cáncer.    Está compuesto por hojas y brotes de té muy poco procesados y que se preparan en infusión, tiene menos cafeína que el té negro y su origen está en China hacia el siglo XVIII. Su nombre procede de la parte inferior blanquecina de las hojas de té.

TÉ DE HIBISCO:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

Su principal valor está en la vitamina C (antioxidante) y minerales que posee. La literatura científica señala que ayuda a bajar la presión sanguínea e incluso a disminuir el colesterol LDL. Además, existen estudios en laboratorio que indican que podría prevenir la enfermedad cardíaca y el cáncer y combatir las infecciones bacterianas como la E. Coli en laboratorio. Se toman los sépalos de la flor de hibisco en infusión aportando a la bebida un color rojo profundo y está libre de cafeína. Tiene su origen en el antiguo Egipto.

TÉ DE MANZANILLA:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

Entre sus ingredientes están los flavonoides y terpenoides (también antioxidantes). Podría ayudar a controlar el azúcar en sangre, calmar la ansiedad, aliviar la inflamación y reducir el colesterol, aunque sólo se ha observado en animales. Parece combatir la infección y prevenir la enfermedad cardíaca y el cáncer en el laboratorio. Se toman las flores de camomila en infusión, se utiliza para ayudar a dormir, no posee cafeína y su origen está como en el caso del té de menta en la antigua Grecia.

TÉ DE MENTA:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

Destacan entre sus ingredientes los flavonoides antioxidantes y desde el punto de vista científico se cree que el aceite de menta podría mejorar los síntomas de intestino irritable. Aunque sobre este tipo de té se requieren más estudios, parece combatir la infección y prevenir el cáncer, la enfermedad cardíaca y la alergia en el laboratorio. Las hojas de menta se toman en infusión, es un viejo remedio digestivo que no tiene cafeína y su origen se encuentra en la antigua Grecia.

TÉ DE VERDE:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

Es el té más popular y el más investigado. Entre sus componentes destacan flavonoides antioxidantes y otros polifenoles, en especial las catequinas (buenas para el corazón, la memoria y la piel, entre otros) y la L-teanina (un aminoácido que podría reducir el estrés).    La investigación realizada hasta el momento sobre el té verde dice que reduce los riesgos de ataque cardiaco e ictus, podría disminuir la presión sanguínea, mejorar la memoria de trabajo y proteger la salud ósea y que Tipos de té y sus beneficios para la salud

también ayudaría a prevenir el cáncer. Además, parece combatir la infección, proteger la visión y controlar el peso en laboratorio.    Se emplean hojas de te procesadas de forma moderada y en infusión, está lleno de nutrientes, posee menos cafeína que el té negro y su origen está en la antigua China.

TÉ DE VERDE MATCHA:

 

Tipos de té y sus beneficios para la salud

Como el té verde también destacan entre sus componentes los flavonoides antioxidantes y otros polifenoles (las catequizas) y la L-teanina. Según los estudios realizados, tiene 137 veces el número de flavonoides presentes en el té verde. Ralentiza el daño renal y hepático de animales con diabetes en los estudios de laboratorio.
Tipos de té y sus beneficios para la salud.

Se emplean las hojas más jóvenes de té, molidas al completo y añadidas al agua. Es rico en clorofila y conserva la mayoría de nutrientes. Tiene más cafeína que el té negro y su origen está en China aunque es también importante en la ceremonia japonesa del té.

INFUSIONES

INFUSIÓN DE ALBAHACA:

 

Esta receta utiliza los efectos calmantes de la albahaca combinados con la miel para deshacerse de los dolores de estómago, náuseas, vómitos y síntomas. Es refrescante, tanto como energizante, lo que ayudará a reducir los síntomas, mantenerse alerta y lograr cierto bienestar.

Ponemos en una taza con agua caliente, 5 o 6 hojas de albahaca fresca con una cucharadita de miel revolvemos esperamos un para de minutos y listo.

INFUSIÓN DE ARÁNDANOS:

 

Los arándanos contienen antocianinas y flavonoides, que son capaces de cruzar la barrera sangre-cerebro. Estos antioxidantes liberan a nuestro cerebro de los radicales libres, que de lo contrario pueden conducir a la oxidación, pérdida de memoria, y la enfermedad de Alzheimer. El jengibre se utiliza comúnmente para evitar las migrañas y la albahaca reduce la tensión y la fatiga en el cerebro de forma natural.

Aplastamos una cucharada de arándanos, rallamos un poco de jengibre fresco y junto con 3 o 4 hojas de albahaca fresca, lo ponemos en una taza de agua caliente.

INFUSIÓN DE CAYENA:

 

Esta infusión especialmente indicada para personas con reuma y lumbalgia, la pimienta de cayena contiene capsaicina, un compuesto que hace picante pimienta pero también reduce los niveles de una sustancia química que transmite las señales de dolor al cerebro y de paso es anticáncerigena. El  jengibre y el cardamomo ambos han sido utilizados en la medicina ayurvédica para reducir el dolor y la inflamación.

Para hacer una taza precisamos una pizca de pimienta de cayena, un poco de jengibre fresco rayado y 4 o 5 vainas de cardamomo bien aplastadas.

INFUSIÓN DE FRUTAS:

 

El sabor de esta infusión es muy reconfortante y terroso. La pera y las rebanadas de manzana aportan pectina a la mezcla, y esta es una excelente fibra dietética. Ayuda a promover la digestión, previene la diarrea y el estreñimiento, reduce el riesgo de cánceres del tracto gastrointestinal y de colon. Las uvas púrpuras contienen quercetina, un pigmento vegetal que contribuye a la digestión, mientras que la canela actua estimulando el metabolismo.

Dos rebanadas de manzana, dos rebanadas de pera, 5 o 6 uvas moradas y una pizca de canela molida, las uvas la machacamos un poco y las rebanadas cortadas en cubitos para que sea mas fácil hacer la infusión, como en los casos anteriores las medidas son para un taza de agua caliente.

INFUSIÓN DE ZANAHORIAS:

 

El jugo de zanahoria está lleno de beta-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A, esta es esencial para la salud de la piel. La Salvia inhibe el crecimiento de bacterias y tiene propiedades anti-inflamatorias y la pimienta de cayena contiene vitaminas A y C, estas absorben los radicales libres que destruyen el colágeno de la piel.

Para hacer esta receta calentamos una taza de jugo de zanahoria sin llevarla a ebullición para no perder muchas vitaminas, la idea es calentarlo solo un poco. Ponemos un par de hojas de salvia fresca y una pizca de pimienta de cayena, dejamos que se asiente por unos minutos antes de consumirlo.

 

VIDEOS TERRITORIO CHEF

 

ÚLTIMAS RECETAS PUBLICADAS

EXPLORA LAS SIGUIENTES CATEGORÍAS DE COCINA